DSV | Estudio Jurídico

Convocatoria de Acreedores en Paraguay: Ventajas, Riesgos y Marco Legal

La convocatoria de acreedores es un proceso legal que puede brindar tanto ventajas como riesgos a las empresas que enfrentan dificultades financieras. Este proceso puede ser una herramienta valiosa para reorganizar la deuda y evitar la quiebra, pero también conlleva desafíos significativos. En Paraguay, la convocatoria de acreedores se rige por el Código Civil y el Código Procesal Civil, estableciendo los requisitos y etapas del procedimiento.

Ventajas de la Convocatoria de Acreedores

Readecuación Económica: La convocatoria de acreedores permite a la empresa un respiro para reestructurar su economía y planificar la reorganización financiera.

Suspensión de Acciones Judiciales: Durante la convocatoria, se suspenden las acciones judiciales de los acreedores, brindando tiempo para negociar y llegar a acuerdos.

Negociación de Quitas y Esperas: La empresa insolvente puede negociar con los acreedores para reducir el monto de la deuda o acordar un plazo de espera para el pago.

Control de Gestión: La empresa puede mantener el control de su gestión y operaciones durante el proceso de convocatoria.

Marco Legal en Paraguay

En Paraguay, la convocatoria de acreedores se rige por el Código Civil y el Código Procesal Civil. Algunos de los requisitos y etapas que deben cumplirse son:

Presentar una Solicitud: La empresa debe presentar una solicitud ante el juez competente, acompañada de un inventario de bienes y una lista de acreedores.

Publicación de Edictos: Es necesario publicar edictos en el diario oficial y en otro diario para informar a los acreedores sobre el proceso de convocatoria.

Depósito de Caución: La empresa debe depositar una caución para cubrir los gastos del juicio y garantizar el cumplimiento del proceso.

Propuesta de Acuerdo: La empresa debe presentar una propuesta de acuerdo con los acreedores, detallando cómo planea reestructurar la deuda y recuperar la solidez financiera.

La convocatoria de acreedores es un proceso complejo que requiere asesoramiento legal y financiero. Si bien puede ofrecer una oportunidad para evitar la quiebra y reorganizar la deuda, también conlleva desafíos significativos que deben ser cuidadosamente considerados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×